EL INGRESO AL COLEGIO Y EXÁMENES DE ADMISIÓN: ¿CÓMO AFRONTARLOS PARA QUE SEA UNA BUENA EXPERIENCIA?

 Comienza Marzo y muchos papás empiezan a sentirse preocupados por los exámenes de admisión para ingresar a los colegios. La exigencia de éstos y los pocos cupos que algunos colegios ofrecen, hace que se puedan sentir un tanto ansiosos, lo que afecta en el desempeño y salud mental de sus hijos.  

El ingreso al colegio, trae para los niños una mezcla de sentimientos difíciles de entender. Requieren por parte del niño un gran esfuerzo, por lo que se necesita que los padres le ayuden a prepararse para este nuevo cambio, de modo que se sientan más preparados. Muchos niños experimentan una sensación de miedo, que es contradictoria, porque por un lado quieren ir al colegio, pero por otro les asusta porque es un mundo desconocido, ya que deben dejar la seguridad de sus casas y enfrentarse a una nueva autoridad diferente a la de sus papás (especialmente si no ha asistido a jardín infantil antes). 

Algunos padres se ponen un tanto ansiosos y asustados frente a los exámenes de admisión que muchos colegios solicitan, son pocos cupos y a veces la exigencia es alta. Se recomienda que frente a este tema, se haga partícipe al niño, de modo que se vaya familiarizando con la idea de la entrada al colegio. Por lo anterior, se le debe contar que desde el próximo año por ejemplo, irá al colegio para que así se vaya preparando que es su último año en el jardín. Por lo mismo, se recomienda centrarse en los aspectos positivos más que en la exigencia que conlleva, como por ejemplo “en el colegio vas a aprender cosas nuevas, a hacer nuevos amigos y vas a poder jugar en un patio más grande”, en vez de decirle “el colegio es más exigente, vas a tener que portarte como un niño grande”, ya que esto sólo hará aumentar la incertidumbre del niño. 

Una manera de enfrentar la situación escolar con una actitud positiva y sobre todo la toma de exámenes, es anticipar lo que va a encontrar ahí, ya que hace más fácil la adaptación a una situación nueva. Conversar acerca de las características del colegio, contarle sobre las personas que él conoce que estudiaron ahí y llevarlo antes del examen para que lo conozca, son algunas estrategias que ayudarán a bajar la tensión en el niño y sus padres. Se le puede decir algo como: “Vamos a ir al colegio donde vas a estar con las Misses realizando algunas actividades y juegos. Ellas quieren conocerte y tus nuevos amigos también. Yo te estaré esperando feliz y contenta aquí.” 

Algunos consejos frente al examen de admisión: 

-Informarse previamente sobre las características del colegio y considerar cómo es su hijo antes de tomar una decisión. Muchos padres tienden a tener una elección de colegio, sin tener en cuenta las características del niño, lo que en futuro podría afectar su desempeño y autoestima escolar. 

-Considerar varias alternativas de colegios para disminuir la ansiedad frente al examen, ya que si sólo se postula a uno, la ansiedad será mayor. Tener al menos 3 alternativas posibles. 

-Manejar la situación de manera que su hijo asista relajado, contento y seguro a rendir el examen. El día del examen, despertarlo con tiempo para que tome un buen desayuno y sea un momento agradable para él. 

-Seguir demostrándole su cariño y apoyo incondicional. Esto hará que se sienta tranquilo, a pesar de que no le vaya bien en el examen. 

-Evitar usar la palabra examen frente al niño, presentarles esta prueba como algo entretenido y divertido. Podría decirle algo como “vamos a ir a jugar con una tía nueva que te hará algunas preguntas” o “vamos a conocer a una tía con la que lo pasarás muy bien por un rato¨. 

-Anticipar lo que sucederá. Contarle que entrará a una sala y le harán preguntas entretenidas y juegos, que lo pasará bien y que será una experiencia nueva donde no estará con la mamá al lado sino que solo con una tía muy simpática. 

-Llevarlo media hora antes de la prueba para que pueda conocer el lugar y jugar en sus alrededores, así estará más tranquilo y predispuesto emocionalmente desde lo positivo. 

-No condicionar el resultado a su resultado en el examen. Evitar decirle que si le va bien este será su colegio, que tiene que responder todo bien, que esto es muy importante, etc. La idea es que vaya desde su mayor libertad de ser niño y pueda explayarse desde ahí.  

-No hacer del examen un gran acontecimiento, mostrarle al niño que es una situación que es parte de su crecimiento, de modo que lo viva como algo común y corriente. 

¿Qué pasa si no queda en ningún colegio? 

Lo primero es pensar que hay pocas posibilidades que esto ocurra, pero si ya llegara a pasar, es importante preguntarse y averiguar qué fue lo que pasó.  

No podemos olvidar que los niños no son iguales y que aunque pensemos que sería ideal para un determinado colegio, no hay una seguridad al respecto y el que no quede puede que nos dé una idea de cómo es el niño. Si no quedó, es importante entender qué pasó, para así indagar qué podemos hacer por él, porque quizás necesite otro tipo de colegio, sea más inmaduro o necesite más tiempo. No nos olvidemos que cada niño tiene sus tiempos de desarrollo. Tengamos paciencia y tranquilidad en que dentro de todo este proceso ocurrirá lo mejor para nuestro hijo. 

 

Ps. M. Francisca Soto T.